Mujeres Sagradas

Ver toda la cartelera

beauty_portfolio_2

Mujeres Sagradas

Linda Sánchez / Artista Plástica

Mujeres Sagradas


Una de las herencias de nuestra cultura y que permanecerá por siempre es la mujer sagrada, aquella que a través de sus manos puede transformar lo más amargo en algo dulce, la mujer que borda y en cada puntada deja su legado, la que le danza a la vida, a su fe, a su devoción, a los cuatro elementos, que con su rezo hace que el agua no se escasee y que la tierra no deje de florecer.

La mujer sagrada que enaltece ceremonias o rituales ancestrales honra y bendice a la mujer sagrada que está a su alrededor; todas conectadas por un mismo amor.

 

Pastoras Mazahuas


Allá a lo lejos de la ciudad están los campos llenos de maíz, el ganado alimentándose de los frutos de la tierra, el aire gélido, una presa que parece un espejo donde el cielo se junta con el agua y forman uno solo, cae la lluvia celosamente, la niebla que apenas deja salir los cerros, a lo lejos se ve algo: como un arcoíris acercándose, son pastoras vienen peregrinando, listones de mil colores que con el aire vuelan a su alrededor estos representan la tierra, el cielo, el campo, el sol, esperanza, fe y paz. Sombreros con un arco lleno de brillantes adornos simbolizando los cerros, los rayos del sol y las estrellas, la escarcha: entre vida y la muerte.

La enagua con su colorida “labor” (bordado), con su vara símbolo del trabajo con cascabeles haciéndolos resonar para protegerse del mal. Y una devoción que sus ojos oscuros lo revelan al reflejar su apasionada Fe… Allá donde no pasa el tiempo.

 

Mujeres Purépechas


Conservan su orgullosa identidad, se han convertido en parte esencial de nuestra cultura mexicana se caracterizan por portar majestuosos trajes llenos de bordados, encajes, pasamanerías, terciopelos, lanas y trenzas infinitas que simbolizan la feminidad de la mujer así como la importancia de los colores de la naturaleza.

Son artesanas, ejidatarias, jornaleras, migrantes y profesionistas, son el símbolo del amor y lucha para los purépechas.


“Las portadoras de agua bendita” es un grupo de mujeres sagradas que con la indumentaria tradicional y un cántaro adornado por frutas, flores y miniaturas de madera y barro, llegan al río Cupatitzio donde comienza su ritual indígena, llenan con agua del río su recipiente y al ritmo la música peregrinan hasta el templo donde es bendecida esta agua como símbolo del cuidado del río conservando la identidad purépecha.

 

Corporación de Inditas Otomís


La clamorosa belleza de las Inditas representa el amor por la Virgen de El Pueblito, su danza es un ritual lleno de divinidad, delicadeza, encanto, finura, gracia y gallardía, todo dedicado a Ella.

Cada detalle de su indumentaria es perfecto, podemos apreciar desde bebés hasta personas mayores peregrinando al ritmo de la hermosa música, presentando como ofrenda la danza, la enrosadera que consiste en llevar flores a cada capilla, las Inditas e Inditos nos muestran en cada acto de Fe, una paleta de color que a la vista nos deja sensación de esperanza y amor por nuestra cultura mexicana.